Respuesta a Mujica

Carta abierta del Grupo de Retornados en respuesta a las declaraciones del presidente Mujica sobre los retornados

El presidente Mujica, luego de habernos invitado en reiteradas ocasiones a retornar al Uruguay, el mismo que cuando asumió como presidente se conmovió con una señora que le pedía que su hija pudiera retornar al país, y que dijo entonces que apuntaría al retorno de quienes por diversos motivos tuvimos que pasar un día por el aeropuerto de Carrasco, ahora, el pasado lunes 3 de diciembre, cuando un periodista le preguntó qué opinaba de los retornados que se estaban yendo nuevamente del país, hizo las siguientes declaraciones:

La gente va y viene. Están acostumbrados al mundo rico y de pronto las privaciones de tener que arrancar de nuevo les duelen demasiado y los superan.
Nunca esperemos que nos den todo solucionado en la mano. A los fundadores de este país, nuestros abuelos que vinieron, no los estaba esperando una burocracia. Se rompieron el alma, se metieron. Y los hombres modernos por el progreso tecnológico hemos perdido mucho la capacidad de sacrificio, de apretarnos, de pelearla. Tenemos más cosas, pero tenemos menos fuerza.

Con todo el cariño que muchos de nosotros tenemos por nuestro presidente y con todo el respeto que se merece como persona y por su rol, tenemos el deber de decirle que respuestas como éstas no ayudan en nada; son prejuiciosas, generalizan y fomentan aún más la distancia y la discriminación.  Es una afirmación hecha desde una mirada única, que ha caracterizado a una parte de la población; y es la mirada de la distribución equitativa de la riqueza. Todo se mide desde ahí. Todo es experiencia de ricos o de pobres.

El tema es mucho más serio, profundo y complejo; ojalá fuera sólo cuestión de haber vivido en países ricos y luego no esforzarse para adaptarse. El discurso de la capacidad de sacrificio es uno de los elementos más dañinos del sistema neoliberal y hace que los pobres sigan siendo culturalmente cada vez más excluidos.

Por suerte en Uruguay, algunas cosas han cambiado gracias al esfuerzo de las personas que han tenido la constancia de plantear la mirada desde los derechos humanos. El tema de los retornados es molesto, como lo ha sido el de los afrouruguayos, el de la diversidad sexual y el de la violencia de género. Menos mal que hubo y hay personas, que a pesar de que se las haya querido silenciar o invisibilizar, han seguido luchando por lo que creían y soñaban, porque es un sueño que nos involucra a todos.

El Grupo de Retornados nunca ha pedido ningún privilegio. Es verdad que hay que empezar de nuevo en un país bastante diferente al que dejamos, y eso no es simple para nadie, pero los retornados creemos con toda humildad, que tenemos mucho para aportar, porque volvimos a casa, porque traemos otras miradas, traemos hijos (según el Censo, cerca de 8000 niños de hasta 14 años, nacieron en el exterior y ahora viven y pueblan nuestro Uruguay). Tenemos fuerza y tenemos propuestas que son positivas para todos, independientemente de que se hayan ido, quedado o retornado. Ese es el deber ético de ser sociedad civil: generar otras miradas y otros sentidos.

Desde el mes de abril de 2012 hemos pedido y esperamos un encuentro con el presidente Mujica, fundamentalmente porque creemos importante que escuche de primera mano nuestros testimonios y opiniones. Estamos seguros que, en un intercambio personal y sin tantos filtros, podremos lograr seguir avanzando, pero para hacerlo es necesario sincerarnos y partir de la realidad. Para mucha gente, los uruguayos en el exterior son traidores y, por lo tanto, también los retornados, a quienes además se nos suma el prejuicio de que fracasamos y que vinimos a robar el puesto de trabajo de los demás. El criterio del presidente no puede ser el de lo que piensa la gente; mucho menos cuando en algunos de esos pensamientos está oculta la discriminación y la intolerancia.

Si la realidad es que Uruguay no está preparado para recibir a los retornados, es mejor decirlo y no seguir generando falsas expectativas. En esto seguramente podremos estar de acuerdo con nuestro presidente que ha declarado que “busca y prefiere la verdad”.

Cordialmente,

Grupo de Retornados a Uruguay

retornadosamontevideo@gmail.com
retornadosauruguay@gmail.com